Nuestro sistema judicial debe de ser independiente y no actuar bajo intereses particulares, para ello es necesario reforzar la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Trabajemos por un país con separación de poderes e instituciones civiles independientes.

De igual manera, los poderes legislativos deben garantizar la representatividad de las mayorías a través de la eficiencia legal. Fomentemos la transparencia y la rendición de cuentas en los gobiernos federal, estatal y municipal así como en los partidos políticos. Fortalezcamos los programas de desarrollo con instituciones fuertes y transparentes.

Necesitamos una democracia efectiva donde la sociedad pueda participar. Es imperativo que tengamos un gobierno que tome en cuenta las necesidades y propuestas de los ciudadanos.