En entrevista con El Sol de San Luis tuve oportunidad de platicar sobre una de las grandes problemáticas del país; la inseguridad.
Esto le cuesta al país entre 5 y 10 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), lo que causa que las inversiones se alejen y que la población no salga a consumir, además de que los mismos ciudadanos van perdiendo la esperanza de un mejor futuro en México.

Esta combinación entre lo económico, lo moral y la desesperanza que se está creando con la inseguridad es lo primero que se debe atacar y se tiene que llevar a cabo decidiendo cómo se enfrenta a la delincuencia organizada.

Es claro que no funciona esto de tener al ejército y las fuerzas armadas en la calle; también es claro que se necesita una policía que tenga esa capacidad de enfrentar a la delincuencia y por ahí se tiene qué empezar.

Fue parte de lo que compartí este pasado martes 21 de noviembre en mi visita a San Luis Potosí.