¿Quién debe responder ante la tragedia?
En estos momentos, muchas empresas se lavan las manos de su responsabilidad ante el derrumbe de edificios y escuelas.

La tragedia ha demostrado que la sociedad civil reacciona y funciona mejor que el gobierno para brindar ayuda y asistencia, quien realmente responde a la emergencia.

Mientras la sociedad civil se organizó y trabajó lo mejor que pudo para asistir a los ciudadanos damnificados, el gobierno, en sus tres niveles, cayó en su lógica política de corto plazo, paralizándose, entorpeciendo la labor ciudadana de asistencia y en ocasiones, promoviendo más acciones mediáticas que de rescate o ayuda financiera.

“Reconstrucción Sin Corrupción” debe ser la bandera de una sociedad que se sabe capaz de participar en el cambio. En estos tiempos en que se duda permanentemente de los políticos que han sido incapaces de demostrar a la sociedad transparencia en el manejo de los recursos; es esta sociedad un vigilante activo en el uso y entrega de los mismos.